¿Qué beneficios aporta?

Los niños/as que participan en nuestros juegos desarrollan un amplio repertorio de habilidades: identifican, analizan, reconocen, asocian, reflexionan, razonan, deducen, inducen, deciden, explican, crean…

 

Hablar en público: la lectura de pistas y de distintos textos en las pruebas es muy útil para desarrollar la comunicación lingüística, mejorando la dicción y la entonación.

 

Vencer la timidez: ser objeto de todas las miradas al leer en voz alta o explicar la resolución de un reto ayuda a los niños al acostumbrarse a ser observados y escuchados.

 

Mejora de la memoria y la concentración: para el desarrollo del juego es muy importante poner en práctica las dotes memorísticas, analizar las pistas y guardar silencio mientras los compañeros exponen sus avances, hay que estar concentrado.

 

Fomento de la cooperación y el trabajo en equipo: para la resolución de nuestros casos todos los jugadores han de jugar en equipo, no hay ganadores ni perdedores. Todos necesitan de los demás para concluir la actividad y convertirse en jóvenes detectives, por lo tanto se refuerzan las habilidades sociales.

Desarrollo del pensamiento lógico: la deducción es clave en nuestros juegos. Para avanzar en la investigación han de descartar pruebas, asociar hechos y pistas, resolver acertijos…

 

Competencias sociales y cívicas. Para avanzar hay que ceñirse a los tiempos y turnos que marca el juego. Cada equipo, y cada miembro dentro de ese equipo, tiene su momento reservado y su aportación es clave para la resolución del caso, por lo tanto, los demás deben respetar su intervención y permanecer atentos y en silencio.

 

Enfrentar los fracasos y la frustración: nuestros juegos están ideados para la mejora de la autoestima a través del trabajo en equipo y los logros.